El Mejor pescado e Mariscos de Cartagena
Periódico EL SOL Las noticias como son
Carlos Diaz Alcalde
Cartagena de Indias: 14-03-2014 03:49:47 AM
  Share  
 

Visita el Nuevo ElSolWeb.tv

Invia este articúlo por correo Imprimir articulo
Laguito Beach Club _ Restaurante Bar El Muelle
Articulo 960/12 publicado el 7/02/2009
Luis Carlos López “El Tuerto”, Profeta de una ciudad que no cambia

Tenía un nombre tan largo como el de Simón Bolívar, lo llamaron al bautizarlo Luis Carlos Bernabé del Monte Carmelo López Escauriaza, y fue apodado "el Tuerto", cuando en realidad era bizco o estrábico, considerado el poeta más grande de la ciudad y de Colombia, porque rompió con todo, y un periodista urticante, fue en realidad un profeta de una ciudad que no cambia y como él se describió “bisojo, medio cínico, de cáusticas sonrisas de Voltaire”.
El Tuerto, vio la luz primera en Cartagena de Indias o de Poniente como se le llamaba en España, el 11 de junio de 1879. Hizo el bachillerato en los colegios La Esperanza y Araújo, de su ciudad natal y cursos de dibujo y pintura en la Escuela de Bellas Artes, con el maestro Epifanio Garay. En 1897, casi finalizando sus estudios de secundaria, fundó y dirigió la revista literaria "Rojo y Azul". Obtuvo el título de bachiller en la Universidad de Cartagena, donde también empezó estudios de medicina, que fueron cortados debido a la guerra de los Mil Días, en la que participó y fue capturado por el ejército godo.

Director de revista
Con su inquietud, López Escauriaza, en 1901, dirigió la revista literaria "Juventud" y siete años más tarde, publicó su primer poemario, titulado De mi villorrio, donde se asoma evidentemente lo que de ahí en adelante será la constante de su poesía: “personajes cotidianos presentados con delicada ironía, parodia, sátira, antipoesía”, lo que él mismo reconocía al definirse como «bisoño y medio cínico», «conmovido por dentro y burlón por fuera».
En la recopilación de su obra poética, vemos que luego publica: Posturas difíciles (1909) y Por el atajo (1920). Varios a Varios, en 1910, publicado conjuntamente con Abraham López-Penha y Manuel Cervera.

Poeta postmodernista
El Tuerto López es considerado un poeta posmodernista. Sus versos son una crítica al modernismo y al romanticismo y a todo lo que oliera a rancio, a vetusto, a desaliñado, a rigidez cadavérica, a falsedad, a vanidad, a vaciedad. Fue irreverente con todo, incluso consigo mismo
.
Uno de los grandes
Post festum, sus poemas fueron recopilados en: Sus Versos (1973) y Obra poética (1984). Su obra irreverente, ha sido traducida a diversos idiomas y es admirada mundialmente. Poetas contemporáneos, españoles y americanos, entre ellos don Miguel de Unamuno, Gerardo Diego, Rubén Darío, Vicente Huidobro, vieron en "el Tuerto" uno de los grandes creadores de Hispanoamérica.

Las voces enemigas
La envidia provinciana de algunos de sus contemporáneos y coterráneos, fastidiada por su franqueza, su manoseo creativo de la palabra y la rima, nunca perdonó a este inteligente y algunos se fueron lanza en ristre y llegaron a calificarlo de simple versificador de chistes, “grosero y audaz”, “sonetista pueblerino”…

Periodismo
Fundó en 1915, en compañía de su hermano José Guillermo, el periódico "La Unión Comercial", que cerró al año y medio, asfixiado por aquellos que ostentaban el poder y tenían el dinero, ardidos con la franqueza de López. Fue también colaborador de las revistas literarias "Líneas” y “Rojo y Azul", y de los periódicos "La Juventud" y "La Patria". Fue cónsul en Munich en 1928 y en Baltimore en 1937. Pero, su mayor tiempo se lo dedicó a administrar el almacén de su padre y a las tertulias literarias de El Bodegón y Casanalpe, mientras sorbió sus tragos cortos de anís de coco y mantenía en su boca el cigarrillo humeante.

El residente duerme en la ciudad dormida
"El tuerto López" dejó de existir en Cartagena el 30 de octubre de 1950, la ciudad que amaba como sus zapatos viejos, desde su sentir de hombre caribe, que se quedó a dormir el sueño eterno en la ciudad dormida de sus ancestros y de sus amores y donde se había casado y tenido tres hijos y unos amigos de juergas que lo adoraban y temían.

En una de las pocas declaraciones que dio a los periodistas "el tuerto López afirmo: "Soy eminentemente anfiscio y Cartagena lo es en grado sumo". Al definirse como tal el poeta fijaba una posición ante el mundo, nunca quiso ser otra cosa que un hombre del trópico, un residente de Cartagena de Indias, ciudad cómoda como un par de zapatos viejos, tema de un soneto memorable.

Sus poemas estampas de una ciudad que no cambia
Cartagena no solo quedó retratada en los poemas del Tuerto López. El es su profeta inamovible, La Ciudad cambia de apariencia pero su vida urbana se quedó escrita en los libros del Tuerto. Cambian los personajes, algunos edificios, algunas calles, pero las vainas siguen iguales.
Para nuestros lectores, una muestra de algunos de los poemas de Luis Carlos Bernabé del Montecarmelo:

TARDE DE VERANO
“El rico es un bandido”
San Juan Crisóstomo

La sombra, que hace un remanso
Sobre la plaza rural,
Convida para el descanso
Sedante, dominical…
Canijo, cuello de ganso,
Cruza leyendo un misal,
Dueño absoluto del manso
Pueblo intonso, pueblo asnal.
Ciñendo rica sotana
De paño, le importa un hijo
La miseria del redil.
Y yo, desde mi ventana,
Limpiando un fusil, me digo:
-¿Qué hago con este fusíl?

IN PACE
“Life is a jest”
John Say
Cruza el arroyo el solitario entierro
de un pobre. Es natural
que le acompañe un perro
bajo la indiferencia vesperal.
¿De qué murió? Sería
De bulimia, es decir,
De no haber visto la panadería
Con ojos de fakir.
Y ahora va, como inútil adjetivo,
Despanzurrado dentro de un cajón
De tablas de barril – He aquí un motivo
Para una cerebral masturbación

UN CASO
Mi parienta, magra y fría,
solteronamente fea,
con nostálgica atonía
piensa en cosas de su aldea…
Quiere vivir con su cría
de palmípedos. Desea
manejar en la alquería
diariamente la polea
del pozo, oír en ayuna
su misa y tragarse alguna
que otra eucarística oblea,
sin tiznar el pensamiento
con el sexto mandamiento
pornográfico. Así sea.

LOS QUE LLEGARON DE PARIS
“¿No es verdad, paloma mía,
Que están respirando amor”
José Zorrilla
Ceñido flux de pederasta, flor
fragante en el ojal,
mostachos agresivos de tenor
y muy agudo el ángulo facial.
Y la novia, la falda de color
mimoso, azul lilial,
cabellos de un rubor
de lacre, una actitud sentimental
y ojos de liebre. - Gastan el placer
de levantar – unido el canotier
con la chistera en forma de bacín-
la polvareda de la exhibición,
requiriéndose con
frases de almíbar y de pepermín

FRESCO AMANECER
Sobre una giba de la cordillera
surge la faz clorótica del sol,
de idéntica manera
que hace siglos de siglos. Un farol
macilento se apaga en una esquina
del barrio. Flota en el amanecer
fuerte olor de cocina
que insufla ganas de comer…
Y hecho un ovillo a sombra de tejado
Plañe un ciego en su flauta. El infeliz
Como aspira un perfume a pollo asado.
Cierra los ojos y abre la nariz…

DEL NATURAL
Vamos por una calle toledana.
De pronto un organillo
viola el recogimiento. Una venta
se abre de par en par en el altillo
de un caserón: un viejo
surge como una apoplejía
de remolacha, hirsuto el entrecejo,
y echa un turbio raudal de porquería…
Y en la calleja gris, encrucijada
Que duerme hundida como en una mota
De algodón, vibra enorme carcajada
Detrás del eco de una palabrota…


MIENTRAS LLUEVE
No me deja
salir el aguacero
pertinaz. Y en la tísica calleja,
debajo del alero,
se queja un organillo. Dulcemente
me arrulla con su queja
mimosa el organillo plañidero,
mientras yo mentalmente
musito dormitando: No me deja
salir el aguacero
pertinaz. No me deja
salir el aguacero.

MUCHACHAS SOLTERONAS
Muchachas solteronas de provincia,
que los años hilvanan
leyendo folletines
y atisbando en balcones y ventanas…
Muchachas de provincia,
las de aguja y dedal, que no hacen nada,
sino tomar de noche
café con leche y dulce de papaya…
Muchachas de provincia,
que salen –si es que salen de la casa—
muy temprano a la iglesia,
con un andar doméstico de gansas.
Muchachas de provincia,
papandujas, etcétera, que cantan
melancólicamente
de sol a sol: – “Susana ven”… “Susana”…
¡Pobres muchachas, pobres
muchachas tan inútiles y castas,
que hacen decir al Diablo,
con los brazos en cruz: –¡Pobres muchachas!...

SE MURIO CASIMIRO…
Se murió Casimiro el campanero
de la iglesia rural. Y esta mañana
lo llevaron al último agujero
con tres o cuatro dobles de campana…
Se lo llevaron bajo un aguacero
definitivamente. Y quedó Juana
su sobrina, sin sol y sin alero,
¡y tan hermosa como casquivana!
… ¡Y quién podrá decir que Casimiro
no apuró sorbo a sorbo, en un suspiro
y otro suspiro, un cáliz de amargura,
conociendo la lengua viperina
de las devotas! ¡Conociendo al cura!
¡Y conociendo tanto a su sobrina!


A ROSALBINA
Bien sabéis, adorable Rosalbina,
que ante vuestro mirar de ojos de gato,
me sentí como calle sin esquina,
¡bizco y sordo y maltrecho y turulato!
… ¿Por qué sois para mí luciferina?...
¡Si ha mucho tiempo estoy que disparato
bajo el piramidón y la morfina
y del bromuro y del bicarbonato!
Tanta hiel guarda el fondo de mi copa,
que hasta en un corredor del “Club la Popa”,
vuestro marido viéndome patojo
y con ganas de hacer un disparate,
me preguntó solícito: –¿Qué hay, vate?
Y yo le dije irónico: –Un mal de ojo.

II
Seguí después por el atajo… Y sigo
Y seguiré muy lejos de la vía,
Porque mi corazón – ese mendigo
Vagabundo – no quiere compañía…
Que no importa, ambulando sin testigo,
Y sin llevar ni a Diógenes por guía,
Que me ladren, surgiendo de un postigo,
Los anónimos perros de alquería…
Solo y tranquilo cruzo la vereda,
No temiendo dejar bajo una rueda,
-despanzurrado ante una flor – mis huesos…
Pues si alguna muchacha en un recodo
Me da su corazón, antes que todo
Sé muy bien que lo da por 5 $.


XV
Persigo entre las ruinas de una calle,
sin pensar en la teja
que puede caerme, el talle
flexible de una moza. Es muy compleja
la misión de vivir. Y hay mucha gente
que camina a mi lado,
dizque prácticamente
viendo para el tejado…

VISION INESPERADA
“Las señoritas miedosas pueden
retirarse, porque lo que sigue
es verdaderamente trágico”
Fray Candill

Pasamos a unos metros de un islote
Que sobresale con
La indolencia sensual del hotentote.
No hay una brizna de vegetación.
¿De quién será este lote
De piedra, esta senil aberración
De los siglos? En vano es el azote
del mar contra la flema del peñón.
Luce un faro que tiene
La burda forma de un erecto pene
Fenomenal. Tal vez
medita en el amor este rapado
terruño acantilado,
¡Sólo en su candorosa desnudez!

EL CAÑON CLAVADO
Viejo cañón que el óxido patina
y soñando en pretérita campaña,
bajo el sopor de la calleja huraña
te mueres de tristeza en una esquina.
Aún en tu contextura se adivina
algo que infunde el soplo de la Hazaña,
y algo de aquella robustez de España
que se nutrió con sangre numantina.
¡Oh! ¡Qué resignación hay en tu muerte!
¡Pobre cañon! mereces otra suerte.
Menos mal si a la postre, allí clavado,
mientras luchan los siglos con el hierro,
con una pata te saluda un perro
o te sobija algún enamorado...

VARILLAZO
La pena desigual de mi bolsillo
que no porta ni un céntimo, me fija
la obsesión de llegar a ser un pillo
si no quieres hacerte a la sortija
que ahí te voy a mandar: es un anillo
que finge una pequeña lagartija
con dos ojos... Verás que por el brillo
de sus ojos no es una baratija.
Porque tú, gran pintor, músico, aeda
y un famoso industrial, que no se hospeda
sino en la magnitud de sus ingresos,
bien me puedes mandar –pero no a trueque
de la sortija– un apreciable cheque
por una suma de unos cuantos $...

EL MAS CONOCIDO DE SUS SONETOS
Todos los cartageneros deberían conocer la obra y vida de Luis Carlos López, El Tuerto, saberse muchos de sus poemas, recitarlos en las tertulias, analizar su obra. Si bien es cierto que la ciudad rinde homenaje a este poeta al inmortalizar uno de sus mejores poemas, A mi ciudad nativa, en el monumento “A los Zapatos Viejos”, el resto de su obra merece ser conocida

A MI CIUDAD NATIVA
Noble rincón de mis abuelos: nada
como evocar, cruzando callejuelas,
los tiempos de la cruz y de la espada,
del ahumado candil y las pajuelas...
Pues ya pasó, ciudad amurallada,
tu edad de folletín... Las carabelas
se fueron para siempre de tu rada...
-¡Ya no viene el aceite en botijuelas!
Fuiste heroica en los años coloniales,
cuando tus hijos, águilas caudales,
no eran una caterva de vencejos.
Mas hoy, plena de rancio desaliño,
bien puedes inspirar ese cariño
que uno le tiene a los zapatos viejos.

Leer más noticias en: Poesias



Cambio de Divisas entregado por Forex Pros
atiempo Recursos humanos
Gana dinero por internet
Pelicano Soluciones Ambientales
Mineros Quebrada Azul Ltda
Wilvimar Radio On Line
Café Havana Cartagena
Lecta - mensajeria y lectura de contadores
Buena salud - Medicina Alternativa y Estética
Areopuerto internacional Rafael Nuñez Orarios, Salidas-Llegadas
Cartagena en Imagenes Diego Garcia Cadena
Hotel Almirante Padilla
Edgar Gacés Diseño Fotográfico Photographic Design
Colombianews
Hotel Bocagrande Cartagena de Indias
Hotel Costa del Sol - Cartagena de Indias
La comunudad Latina de encuentros
Heineken
Salidas Vuelos Llegadas Vuelos
Permitida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma citando la fuente y enlazando a www.elsolweb,tv

©2011 EL SOL WEB - COLOMBIA
NetCaribe Diseño Web